Un regreso a la España de los 80

El cine español es conocido mundialmente por su calidad y su tendencia hacia un estilo de película que trata temas muy reales y cotidianos de la vida real. El cine español ha evolucionado mucho a lo largo de los años, influenciado por el panorama nacional en el que se encontraba España.

El inicio de la democracia cinematográfica

Cuando el caudillo Francisco Franco murió en 1975, empieza en España lo que se conoce con el nombre de transición. Fue un período de cambios importantes, y del inicio de la apertura ideológica española. Esto último, en relación al cine, implicó también cambios importantes.

El cine español había estado fuertemente protegido con anterioridad a los años ochenta, implicando que el Gobierno tenía poder para censurar según que tipo de películas, normalmente, aquellas de temáticas relacionadas con la pornografía, las cuales solían ser numerosas. A partir de la entrada del partido socialista Obrero Español al poder en 1982, la famosa Pilar Miró fue la que se encargó de dirigir la industria cinematográfica española. Ella fue la que consiguió mejorar en gran medida la situación de deterioro que vivía el cine español anterior a la democracia. Gracias a ella, la censura sobre películas pornográficas acabó, y pudieron volver a estrenarse en los cines españoles.

Cine erótico. El final definitivo de la censura

Estas películas, eran las que daban mayor recaudación al fin y al cabo, y por tanto podían ayudar a la industria cinematográfica española a salir de la crisis. Es importante recalcar, que la industria cinematográfica española no era la única que estaba pasando por una situación delicada, pues muchos países europeos también estaban pasando por una época de crisis, mayormente debido a las películas de cine provenientes de Norteamérica, las cuales eran las que al final llenaban las salas de cine europeas, y por tanto, conseguían recaudar mucho más. Pilar Miró intentó cambiar esto, incrementando la proyección de películas españolas en el cine. Por otra parte, el cine europeo de principios de los ochenta no solo estaba en crisis debido a las películas norteamericanas, sino por la aparición de la televisión, y las famosas series televisivas que atraían millones de espectadores.

Foto: Carsten Steps
Similar Posts: